+34 636433047 +34 911 158 391

En post anteriores del blog de Detectives Privados Madrid Indicios, escribimos sobre el caso de Isabel Carrasco. Ahora la sentencia está envuelta en una polémica nueva, donde muchos ven, que pueda haber una posible nulidad.

El jurado popular había condenado a las tres acusadas, Montserrat González, su hija Triana Martínez y Raquel Gago; esta última como cómplice y conocedora de los planes de las dos anteriores, como autoras del asesinato de la Presidenta de la diputación del partido popular en León, Isabel Carrasco.

Como hemos hablado en anteriores post de este blog de Indicios, explicaremos lo  que ha sucedido durante este proceso.

La Audiencia Provincial de León cambia la sentencia del caso de Isabel Carrasco

Pero ayer, la Audiencia Provincial, decidió que en la sentencia de una de las imputadas, debía ser menor su condena, por haberse formulado una de las preguntas al jurado y percibir el magistrado, que esta no debía haberse planteado, de ahí la polémica legal.

Se trata de si participo Raquel Gago en la planificación, desarrollo y ejecución del crimen de la política del partido popular. Con este error de forma, muchos otros penalistas o conocedores del derecho jurídico español, ven que pueda haber un grave conflicto y que se termine en realizarse otra vez, el juicio.

El jurado popular, en su veredicto final, había interpuesto que Raquel Gago, sabía perfectamente que estaban planeando, madre e hija, el asesinato. No obstante aunque esta no estuvo presente en la muerte, si ayudo a las dos condenadas y oculto el arma.

La sentencia del caso Isabel Carrasco, envuelta en una polémica.

La sentencia del caso Isabel Carrasco, envuelta en una polémica.

Pero ahora el magistrado de la sala, subraya que la función del jurado popular, solo tiene la competencia de estudiar la declaración de los hechos enjuiciados. Es decir, que asume que él mismo cometió un error al darle la pregunta si Gago, estuvo implicada en el fallecimiento de Isabel Carrasco.

A esto, para algunos letrados supone un error de forma, poniendo la polémica sobre la mesa. Por consiguiente, la sala ha sentenciado a cinco años a la policía municipal por los hechos de ocultar el arma y no haber informado de lo ocurrido a sus superiores.

Mientras la condena de madre e hija, coincide con la de los miembros del jurado popular, donde ven que existe claramente un plan ideario entre Montserrat y Triana contra Isabel Carrasco.

El odio de ambas hacia su víctima, quedo bien reflejado en el testimonio del médico forense, el cual explico muy detalladamente, como Isabel Carrasco, fue asesinada por tres disparos, uno de ellos era mortal de necesidad.

Incluso, se reflejo en la ronda de los testigos y testimonios de los expertos, que si existía un plan de antemano; ya que Montserrat, había estado días anteriores, observando a su víctima y estudiando cuando podía asesinarla, sin que nadie la viera.

Su elección de acabar con la vida de la política fue en el puente que cruza sobre el rio Bernesga, donde a esa hora, muy pocos ciudadanos iban paseando por la zona. Pero el destino, a veces es justo y un ex-policía jubilado fue la clave para poder resolver los hechos.

No solo se ha podido demostrar esto, sino que había intencionalidad de otro delito como el del disfraz. La madre iba vestida de tal modo, que ocultaba su rostro y cabello con unas gafas de sol y una gorra, para que nadie pudiera identificarla.

El error de forma, polémica servida y posible repetición del juicio.

Con la polémica de la corrección del veredicto del jurado, muchos ven la posibilidad de anular la sentencia y hacer un nuevo tribunal para juzgar los hechos. Tanto la Fiscalía como el abogado de la hija de la víctima, han anunciado que apelaran la sentencia de Raquel Gago.

El error de forma, para aquellos que no están dentro del mundo jurídico es un defecto procesal que consiste en que falle o falte un requisito o cumplimiento legal establecido.

En este caso, el jurado solo debe juzgar los hechos investigados que se prueben en el caso y aclarados durante el desarrollo del juicio; el problema es que el Juez, formulo una pregunta en el punto 69, donde interpela a los miembros del jurado si la policía municipal, Raquel Gago, estuvo involucrada en el plan y ejecución del asesinato.

La contradicción entre el veredicto del jurado popular y la sentencia del magistrado, puede resumirse, que el segundo tiene la facultad de hacer forma jurídica y rectificar los errores.

El problema que para muchos juristas, no tendría que haber sido el propio juez, sino quien tiene el control de hacerlo, de emendar los errores o defectos de forma, en este caso sería solo subsanable con la apelación y debería hacerlo el Tribunal Superior de Justica de Castilla-León.

Pero aquí el propio magistrado, Carlos Álvarez, ha querido corregir lo que el mismo provoco, estando esta función fuera de su alcance. Este motivo provoca que se pueda solicitar la nulidad de la sentencia.

Con lo que se tendría que celebrar un nuevo juicio con la correspondiente selección de otros miembros de jurados y la vuelta a llamar a los testigos, testimonios de expertos, exposición de las pruebas…

Cabe recordar que las apelaciones en las  sentencias de los jurados, suelen ser muy complejas y se requiere medidas técnicas, motivo por el cual, son tan difíciles de revocarlas o derogarlas.

Por otro lado, el Tribunal Superior de Justicia, puede ver que al hacer otro nuevo litigio pudiera no merecer la pena, ya que si la respuesta final sobre la condena a Raquel Gago fuese la misma, que ha llegado el magistrado Carlos Álvarez, por razones de economía procesal, no sería necesario su celebración.

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies