+34 636433047 +34 911 158 391

Los crímenes de odio.

Los crímenes de odio.

Cuando estudiábamos criminología para luego, dedicarnos a la profesión de detectives privados, uno de los puntos claves en una asignatura, era los crímenes de odio. Aunque parezca mentira, en la sociedad en que vivimos y los avances en muchas materias, no sólo en lo científico sino en las reformas de algunos derechos, parecía que poco a poco, estos crímenes se podían quedar obsoletos.

Todo lo contrario a la realidad, continúan estos crímenes y siguen siendo a día de hoy, uno de los graves problemas que tenemos en la actualidad. Se dice que estos crímenes están determinados cuando una persona o varias, eligen a su víctima o victimas por razón de pertenecía a un determinado grupo, ya sea por su género, religión, etnia, ideología, nacionalidad, orientación sexual…

Pero muchas agencias de detectives privados en Madrid, venimos observando por nuestros clientes, que no solo estamos ante una escalada de crímenes de odio, sino a un silencioso acoso, por parte muchos ciudadanos ante una situación de estas características.

Un acoso, cuyas víctimas pueden ser menores de edad o personas mayores. En nuestra agencia de Indicios, detectives privados en Madrid, hemos podido dar fe de esto, clientes que han venido buscando pruebas para defenderse ante tribunales y mostrar cómo han sido objetos de un acoso por redes sociales, solo por su orientación sexual o su raza.

Estos casos, son solo la prueba de como respira nuestra sociedad, y el problema que existe y que nadie, parece que se dé cuenta de ello. Los perjuicios y como generan una violencia, digna de siglos anteriores, está haciendo qué muchos pilares, qué se basan nuestras sociedades, empiecen a tambalearse.

Un caso claro de lo qué está ocurriendo es en Estados Unidos. La última matanza de odio, ha hecho qué muchos ciudadanos, salgan a la calle para manifestarse y mostrar su repulsión ante estos hechos. Al mismo tiempo, se ha abierto en ese país, otro dilema; la venta y compra de armas.

El crimen de odio que ha sacudido hasta los cimientos del gobierno estadounidense, sucedió la semana pasada, cuando un adolescente en Carolina del Sur, Dylann Roof, en la noche del miércoles, entraba a una iglesia episcopal Metodista Africana y disparase, indiscriminadamente, a nueve feligreses, todos de raza afroamericana.

Una de las testigos y qué pudo sobrevivir, estuvo sentada al lado suyo; ella explico a las autoridades, como este chaval, antes de qué acabase el culto, le dijo qué se iba a salvar ella, para que fuese testigo de lo que iba hacer y que lo contase.

Nunca, pensó qué ese chico qué parecía normal, se fuera a levantar y disparase a todos los qué estaban presentes. Para muchos analistas, esta claro, qué es solo un reflejo de lo que sucede realmente en las calles de Estados Unidos y sobre todo, en algunas regiones de extenso país.

Banderas confederadas, reclamando la segregación racial de antaño, están presentes en muchas residencias de algunos estados, donde a día de hoy, el racismo todavía anda por algunas zonas.

El caso, de Dylann Roof, es solo un apunte más de lo que está pasando, un joven criado en unas creencias y perjuicios, que solo se pensaba que eran resquicios de los más ancianos.

Ya en el año 2012, hubo otro crimen de odio, cuando un supremacista blanco, asesino a seis personas en un templo Sij en Wisconsin. Ahora esta noticia, ha traído a las mentes de muchos ciudadanos, días pasados y temerosos, donde un ciudadano negro, no podía entrar en un centro de educación por ser, simplemente, negro.

El jefe de policía local, de la comunidad que ha visto rota su tranquilidad, Greg Mullen, hablo para los medios; eran las primeras noticias, solo apunto que ocho personas habían sido asesinadas dentro del recinto religioso. La novena, luchaba por sobrevivir en el hospital. Más tarde, sabríamos, que fallecía, desgraciadamente.

El autor de los hechos, era identificado, gracias al circuito cerrado de las cámaras de video-vigilancia, que había instaladas en el perímetro del templo religioso.

Muchos de los agentes, no podían dar crédito, se trataba de un adolescente. Poco a poco, con la investigación, se supo la verdad de sus motivos. En su perfil social, tenia puesta dos banderas antiguas de dos países, donde el racismo era aplaudido; Rodesia, más conocida actualmente, como Zimbabue y el Apartheid de Sudáfrica.

En unas fotos, aparecía con un arma, que era la que supuestamente usó, en la matanza y que acaba de tenerla, motivo de su cumpleaños y regalo de su padre; en otra, se ve a Roof, en un coche con la bandera de la confederación.

Las autoridades encargadas del caso, hallaron el sábado, otra página de Roof, donde había muchas fotografías y un texto, cargado de racismo, prejuicio y odio. La supremacía blanca, la culpabilidad de la raza negra, la necesidad de imponer las ideas de unos por encima de la de otros, son solo algunas de las expresiones que se podía leer, en ese texto racista.

Ahora está encarcelado y se le imputan nueve cargos de homicidio y otro, por posesión de armas.

La comunidad negra de Charleston, quiere que haya paz; han pedido que nadie haga nada contra la vida Roof, que sea la Ley, quien se encargue de hacer justica. No quieren que haya revanchas, ni que nadie actué en nombre de ellos.

Ahora, a raíz de este suceso, otros se hacen otras preguntas como la posesión de armas, no entienden como una única persona puede tener tantas y la facilidad de poder conseguirlas.

El presidente Obama, ya ha hablado que se necesita hacer una revisión de la venta de armas. En un país, donde se puede comprar un vehículo y a la firma del contrato, te pueden regalar un revolver o una escopeta, va a resultar un debate muy difícil, sobre todo en algunos estados.

Pero poco a poco, muchas más voces, se van juntado para pedir una ley nueva sobre esta cuestión. Estados Unidos, debe revisar sus recientes acontecimientos, no solo sobre el crimen que hoy nos atañe, sino por los últimos sucesos que empañan la diversidad de las culturas qeu tienen.

El racismo está apareciendo y cada vez, con más fuerza. O se para inmediatamente, o puede que exista consecuencias, todavía más nefastas y violentas, de las que estamos viviendo.

Indicios, detectives privados en Madrid.

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies