+34 636433047 +34 911 158 391

Detectives Madrid, observamos los índices de la criminalidad en los distintos países. La inseguridad ciudadana en los países de América Latina, se encuentran en los peores puestos del ranking sobre violencia.

Inseguridad ciudadana y delitos de sangre. Desigualdad de población

Aunque hubo un tiempo en que los países de América Latina estaban en su mejor momento; la economía crecía a pasos agigantados, gracias a las materias primas y al mercado entre países vecinos o de Europa y Estados Unidos. Parecía que todos los aspectos socioeconómicos estaban siendo solventados y que los problemas que arrastraban estaban siendo superados. Lejos de todo eso, la desigualdad en la población se iba agrandando. Y la criminalidad se alimenta de la población más débil y esta suele ser las clases bajas.

Al no haber medios para lograr un sueldo que pudiera sustentar a una familia, muchos vieron una forma de conseguir dinero fácilmente, por medio de actividades ilícitas. Las organizaciones delictivas se alimentaban de la desesperación y poco a poco, los narcotraficantes y bandas se iban formando con un amplio abanico de «soldados».

El problema que la inseguridad ciudadana crecía y muchos eran víctimas de estas organizaciones. Los robos, las extorsiones, secuestros, venta de sustancias y su distribución, el mercado de las armas, delitos como cohecho, sobornos…salpicaron a muchos países de Latino América. Sin embargo, las medidas que se tomaron acerca de cómo parar este aumento de la violencia y de la inseguridad ciudadana, no dieron resultado. Al revés, actualmente este grave problema, parece que se ha instalado en estos países y no hay forma de luchar contra esto.

La inseguridad ciudadana en los países de América Latina

La inseguridad ciudadana en los países de América Latina

Se sabe, según el Banco Interamericano de Desarrollo, que casi 135.000 personas han sido asesinadas el año pasado en los países de América Latina. Aunque algunos aspectos han cambiado en los últimos años, existen mejoras en la población como la sanidad o la educación, en otros ámbitos, todo sigue igual o peor. Sólo hay que mirar Argentina. Uno de los países que menos inseguridad ciudadana tenía y en los últimos años, ha visto como la violencia de ha instaurado de una forma atronadora.

No sólo se pierde vidas humanas, calidad de vida, regiones que se quedan desiertas, economía sumergida, sino que para las arcas públicas es un agujero negro que parece que no tiene fondo. El Banco Interamericano Desarrollo, quien en este mes organizó un encuentro con los máximos expertos en la materia. En estas reuniones se calculo que los países de América Latina, estaban gastado en la lucha contra la inseguridad ciudadana unos 51.000 millones de dólares, cada año.

Los Índices de la inseguridad ciudadana sobre papel

De cada 100.000 habitantes en Honduras mueren 84 personas, en Venezuela 53, en Colombia 31 ciudadanos pierden su vida, Brasil alcanza 28, México 19 y el puesto más bajo, se encuentra en Chile con tres asesinatos. Todo esto hace, que la preocupación se acreciente y se vea con recelo a las autoridades y a los gobernantes, cuyas decisiones por el momento, no han dado ningún fruto.

Las cárceles están llenas, la administración no da a basto en algunos países y cada vez, se ve más una delincuencia en la población más joven. Donde los menores de edad, son utilizados para practicar delitos, de los cuales al ser de edades tempranas, no necesariamente, tienen que pasar por prisión. A esto se le suma, la cultura de admiración de muchos de ellos con narcos o lideres de bandas u organizaciones criminales.

Este caldo de cultivo, donde ser malo es venerado, donde «matarse a trabajar» por un sueldo miserable no merece la pena, donde la criminalidad está dentro su entorno y donde la vida no vale nada; hace que muchos jóvenes opten por meterse en las bandas y morir en un callejón, aun sabiendo que eso es lo que le espera.

Ante esta «filosofía» de la vida, muchas administraciones no saben cómo encauzar sus esfuerzos y menos como parar la subida de la criminalidad en el sector de la población más joven.

En las reuniones mantenidas este mes en el Banco Interamericano Desarrollo, muchos expertos como criminólogos, policías, peritos, directores de seguridad o detectives privados, han hondado sobre el tema y parece ser que la única forma sería la reforma de las instituciones y formar a agentes especializados en los delitos que más encabezan en la lista de la inseguridad ciudadana. Y otro aspecto a tener en cuenta, es la lucha contra las organizaciones de narcotraficantes.

En Argentina saben que su criminalidad ha subido por culpa de este último factor; de ahí que hayan decidido reforzar sus fronteras con agentes especializados.

No obstante, aunque este baremo de países van cambiando de puesto, lo que está claro que el problema persiste. Si en el 2012, según la facultad de Ciencias Sociales de Latinoamérica, Brasil encabezaba el mayor número de homicidios de la última década. Unos 56.337 personas fueron asesinadas, lo que se traduce en una tasa de 29 por cada 100.000 habitantes.

Para los expertos es muy importante definir la pugna contra la delincuencia, la inseguridad ciudadana y la criminalidad; sobre todo contra los grupos organizados y transfronterizos. Para ello, se necesita una política de Estado, y ante todo, esas resoluciones deben pasar por dejar a un lado los falsos dilemas como el galantismo y la mano dura.

Otro punto sería la coordinación e intercambio de información e investigaciones de las autoridades de los distintos países latinoamericanos contra los narcotraficantes.

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies