+34 636433047 +34 911 158 391

En Detectives Privados Madrid, sabemos que los padres que necesitan saber que hacen sus hijos, tienen sospechas o dudas sobre ciertos comportamientos que hacen pensar que algo marcha mal. Incluso, a veces, no se necesita tener sospechas. El miedo requiere respuestas que solo los detectives podemos dar.

¿Por qué existen padres que necesitan saber que hacen sus hijos y piden ayuda a los detectives?

No es por desconfianza o por pura curiosidad. Cuando un padre necesita la ayuda de un detective privado, es porque existe algo más. Algo latente en cuanto a sospechas se pueda tener. Puede ser un cambio radical de comportamiento, amigos que pueden no gustar…En todos los casos se repite, si un padre o madre, acude a una agencia, es por preocupación. Y esta suele ser muy grave. Saber que hacen nuestros hijos cuando no están bajo supervisión paterna es algo más normal de lo que parece.

Informes sobre los menores, alertan de las tempranas edades, que se empiezan a consumir alcohol o sustancias ilegales. A esto se suma, la preocupación de un aumento de agresiones entre los jóvenes. Los botellones hacen que los padres, teman por sus hijos.

Pero no sólo nos encontramos con esta problemática. También se suma el acoso o amenazas en redes sociales y en páginas de internet. Donde un menor puede verse acorralado por varios usuarios, que pretenden desestabilizarle. Por medio, de mensajes, videos, opiniones…O correos llenos de humillación, insultos, agresiones verbales…Todo esto, ha hecho que muchos padres que necesitan saber que hacen sus hijos, recurran a detectives privados en Madrid.

Que un chaval que siempre haya sacado buenas notas y haya sido responsables, cambie puede ser alarmante. Más cuando deja de estudiar o no vuelva a casa hasta altas horas de las noches, pueden ser un indicativo. Indicativo o señal que algo va mal y que se necesita saber que sucede.

Cambios de comportamiento y conductas. Señales que vigilar

Ese estudiante de buenas notas, no sólo ha cambiado su conducta, sino su aspecto; puede que haya conocido a alguien. Un cambio de amigos, puede ser la razón. Y es que muchos de esos nuevos amigos, puedan no ser muy buenos compañeros para nuestro hijo. A veces, no es por la clase social o por las apariencias; sino por las actitudes de estos. Un buen amigo da consejos y si, puede salir por ahí y conocer a gente nueva. Pero existe algunos que se hacen pasar por amigos. Que lo que intenta es arrastrar hasta el abismo a todos los que le rodean.

Y ante esto, se debe parar antes que suponga un caos para ese menor. Que se ha visto envuelto en un circulo vicioso.

Padres que necesitan saber que hacen sus hijos ¿Porque?

Padres que necesitan saber que hacen sus hijos ¿Porque?

Recordemos que cuando éramos nosotros jóvenes, nuestros padres eran la figura autoritaria. Y eso hacia que no les contáramos nada. Eran el “enemigo”, los que nos castigaban, los que no nos entendían, los que nos coartaba libertades…Con la edad, todos vimos que nuestros padres hacían todo esto para nuestro bien. Pero a esas edades, explicarles a un adolescente esto, no es tarea fácil.

Por eso mismo, algunos padres, no pueden conseguir comunicarse con ellos. De ahí, que tengan que contratar a los investigadores, para descubrir lo que sucede realmente.

Muchos menores, no hablan con sus padres porque temen que no serán entendidos. Que se les castigara, que se les juzgaran…Otras veces, es porque ni ellos mismos ven el peligro. Otros porque no quieren meter en problema a sus padres. Piensan que pueden resolverlo.

Conductas extrañas, mentiras cada dos por tres, comportamientos conflictivos, e incluso, contestaciones e insultos a los padres. Son señales de que algo no va bien. La única forma de pararlo es saber el porque de estos cambios radicales.

Internet y los peligros que pueden acechar a los menores

Internet se ah convertido en una herramienta más para nuestros menores. Ellos han nacido en la época de las tecnologías. Muchos no pueden vivir sin estar pendientes de sus móviles. La vida social pasa por las redes sociales. El que más amigos tienen es el más popular. Y si tiene muchos seguidores entonces es el rey o la reina de su clase. El problema viene cuando resulta que esas redes sociales se utilizan para dañar a un compañero. A un menor que no es tan popular, que tiene pocos o ningún amigo. Es cuando se abre la veda y se hace la vida imposible a ese menor.

Esto se llama acoso, sin embargo para muchos menores que practican esto, es solo una chiquillada. A veces, hasta los propios padres del abusón, manifiestan esa misma opinión. Y esto esta muy lejos de la realidad. Meterse con una persona, insultarle, amenazarle, humillarle, grabarle o menospreciarle; es abusar y acosar. Defenderse de estas actitudes mediante la frase: es una chiquillada; es lo más ruin que se puede hacer. Sino, que se lo pregunten a la víctima. Que muchos de ellos, se tienen que cambiar de instituto por no poder aguantar mas el acoso.

Nuestra agencia de detectives privados, hemos realizado investigaciones sobre rastreo en internet. Buscábamos mensajes, correos, videos y fotografías, donde se reflejaba este acoso. Como profesionales y más en nuestro sector, estamos acostumbrados a ver de todo. Pero para ser francos, en estas investigaciones de rastreo por internet, hemos temido por la mente de estos acosadores. Algunos presentan patologías dignas de psicópatas.

Las investigaciones periciales en estos casos, ayudan a los abogados de la familia, ha poder exponer los hechos ante los magistrados. Los únicos que pueden ayudar a los menores acosados; escuchándoles y protegiéndoles.

Solicitudes de padres que necesitan saber lo que hacen sus hijos

Lo que más solicitan los padres que necesitan saber lo que hacen sus hijos, son seguimientos y rastreo de redes. Quieren saber con quienes están relacionados, si cuando salen beben o toman drogas…Lo mismo sucede en las redes sociales. Necesitan saber si están siendo acosados, si hacen cosas que no son para su edad…Todas las pruebas que se puedan hallar para poder saber cual es el foco del problema. Gracias a estas evidencias, se puede sopesar lo que se requiere para parar este circulo que se encuentra el menor. Recurrir a psicólogos, pedir explicaciones al colegio, hablar con terapeutas…

El Ministerio de Sanidad, cada año publica informes sobre el alcoholismo y la drogadicción en nuestro país. Por desgracia, cada año, se muestra como los menores, acostumbran a beber más jóvenes. Para ellos, emborracharse es algo que gusta. Que no tienen consecuencias, que pueden controlarlo y parar cuando quieran. La realidad es muy distinta. Se puede ver como muchos de esos menores, se están convirtiendo en adictos. Por no hablar de las consecuencias que pueden tener en el futuro.

Y este problema asusta y mucho, a los padres que necesitan saber lo que hacen sus hijos cuando salen por la puerta de su casa. Y no sólo preocupa los datos sobre el botellón o el alcoholismo. Lo mismo supone las sustancias ilegales. Que cada vez, más jóvenes tontean con varias clases de drogas duras o blandas. Por eso mismo, los servicios de investigación privada, se han incrementado. Este “tonteo” con las drogas no es una iniciación a la madurez. Más bien, supone un recorrido a una carretera muy arriesgada. Que a veces, ocurre que puede perderse no sólo el futuro de ese menor, sino hasta la vida.

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.