+34 636433047 +34 911 158 391

Lo que no se debe hacer cuando se contrate a un detective.

A veces ocurre, que los nervios nos pueden traicionar o el hecho de querer ayudar más a los detectives que contratamos, podemos meter la pata. Por eso, vamos hoy a hablar de lo que no se debe hacer, cuando se contrate a un detective.

En Indicios, detectives en Madrid, a todos nuestros clientes, les explicamos que cuando nos han contratado, no hagan absolutamente nada, que no sea lo que hace diariamente en su vida cotidiana.

Y menos que miren o cotilleen mensajes, correos o llamadas; primero porque pueden pillarles, segundo porque a veces, sin darnos cuenta, dejemos alguna pista, que avise a la otra persona de haber sido tocado o manipulado la fuente de información y la tercera y la más importante; porque es ilegal y es un delito.

Lo que no se debe hacer cuando se contrate a un detective.

Lo que no se debe hacer cuando se contrate a un detective.

Ya que nos han contratado, déjennos a nosotros a los profesionales, investigar y hacer nuestra actividad laboral. Porque lo peor que puede ocurrir es que el o la investigada, se dé cuenta que algo está pasando.

Y por ende, que el motivo de habernos contratado, se vaya al traste y perdamos oportunidades únicas. Porque en esta vida, ya se sabe, una oportunidad solo puede pasar una sola vez.

Otro consejo que damos a nuestros clientes, en Indicios, detectives de Madrid; es que cuanto menos sepan la existencia de las indagaciones, mejor. Ya se sabe que uno puede confiar en sí mismo, pero cuando se suman más personas a un secreto, este acaba siendo descubiertos por todos.

Si queremos demostrar que un trabajador, está de baja y creemos que es una falacia; lo que no debemos es mencionar el hecho de haber contratado a un detective, para que nos consiga pruebas en caso, que tengamos razón.

El problema puede venir, que si se lo contamos a más empleados, puede que algún compañero del investigado/a, se lo pueda decir y entonces ya no podremos conseguir ninguna grabación, donde refute lo que ese trabajador alegaba de su enfermedad.

Otro punto es saber cuándo debemos decir las cosas; si tenemos en mente descubrir la verdad y averiguar si nos están, por ejemplo siendo infieles, por favor, no corramos el riesgo de hablar más de la cuenta y en que tono.

Un ejemplo seria, cuando sabemos la verdad y todavía seguimos con la investigación en curso, en mitad de una conversación, decir: -“Claro, ¿anoche estuviste con los amigos, no?”, cuando sabemos por lo que nos han informado, que estuvo con una mujer, que no era de su círculo de amistades.

En ese momento, ya estamos dando más detalles de la cuenta y la otra parte, puede empezar a sospechar, que intuimos algo o sabemos la verdad.

Lo mismo ocurre en temas judiciales, si damos pistas al enemigo, nos puede salir mal la jugada. Tenemos que tener en cuenta, que a veces, es necesario hacer mas comprobaciones o dejar un tiempo, desde la primera investigación, para volver y así verificar, otra vez, lo que en su día obtuvimos.

No demos datos para que puedan tener tiempo, en buscar una defensa fuerte o un motivo justificado.

Indicios-Agencia de detectives privados en Madrid.

 

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.