+34 636433047 +34 911 158 391

En Detectives Privados Madrid, vamos ha hablar sobre el gran escandalo que ha sacudido los pilares internos de la formación del partido Popular. El espionaje en la Comunidad de Madrid, se hace más evidente que antes.

Espionaje en la Comunidad de Madrid: El partido Popular dividido

Este escandalo salto a los medios de comunicación españoles en el año 2009; concretamente en el mes de enero. El primero que dio la noticia de lo que sucedía, en el PP de Madrid, fue el diario El País. En su línea editorial, hablaban de una trama interna, donde las máximas figuras estaban siendo espiadas. Y no sólo eso, quienes lo había planeado, eran otros miembros de su mismo partido. Como un culebrón de sobremesa, varios meses estuvieron comentado la noticia.

Ya no era sólo los periódicos, sino los telediarios, los programas…Algunos relataban un acoso interno, otros que era una mentira ideada para desestabilizar al PP. Sin embargo, desde el 2009 hasta ahora, todo ha cambiado. Se esta viendo que el espionaje o investigación madrileña, en la Comunidad de Madrid; era una realidad y un hecho.

Todo apuntaba a que se estaba vigilando los movimientos de personalidades del partido que podían ser directos adversarios a Esperanza Aguirre. Convirtiendo a está en el centro de la historia.

En el 2010, la jueza que llevo la investigación policial, sentención que el caso se archivara. La razón que no se había podido demostrar ni evidenciar, ninguno de los hechos que se querían juzgar. Se pudo saber que hubo seguimientos y vigilancias, pero al hacerlo profesionales, no había delito por hacerlo. Aunque se contrataran detectives, estos tienen la facultad de hacer su trabajo. La ley lo dice. Siempre y cuando no se invada la esfera de la intimidad y el honor del o de la investigado/a.

Ante este panorama, muchos pensaban que la pesadilla terminaría. Pero continuo. Y ahora, con cada vez más información y datos, se esta demostrando que sí hubo espionaje. O una investigación privada. Con datos de honorarios de detectives privados, por medio.

La contratación de detectives no es delito. Pero sí cuando el dinero es público

Muchos tertulianos comentaban que la utilización de detectives privados en Madrid, para esto; era un escandalo. Lejos de la realidad, los detectives solo hicieron su labor. Se pudo demostrar que los informes de los investigadores privados, siguieron a pie lo que marca la Ley. Que fueron contratados y que había legitimidad en la investigación. Otra cosa era que el dinero que cobraron, fuera de todos los madrileños.

Y aquí si que había delito. Utilizar caudal público para contratar, financiar o pagar un servicio privado, era la cuestión de todo.

Espionaje en la Comunidad de Madrid, más evidente cada día

Espionaje en la Comunidad de Madrid, más evidente cada día

Según se supo los investigados fueron Manuel Cobo, brazo derecho de Alberto Ruiz Gallardón. El segundo se trataba de Alfredo Prada, ex vicepresidente, quien se unió a Mariano Rajoy. Y por último, Álvaro Lapuerta ex –tesorero. Todos ellos, estuvieron siendo indagados, supuestamente por el mandato de Francisco Granados.

No obstante, más tarde se pudo demostrar que no estaban en el asunto sólo detectives; sino policías. Con un comisario a la cabeza: Marcos Peña. Estos últimos hacían investigaciones a su vez. Creando la trama más compleja y llena de asuntos turbios e ilegales. ¿Porqué explotó todo esto?. Algunos apuntan por las guerras internas y la lucha de poder de Caja Madrid. Otros por la corrupción que había en relación a los métodos de adjudicación de obras y servicios. Una pugna de poder que explotó y afectó al panorama político madrileño.

Tardarían unos meses para que saltara otra noticia: Ignacio González, también tuvo sus seguimientos. Incluso cuando viajo a Colombia. Eso sí, quien hizo el trabajo fue un detective de una agencia de Madrid. 300.000 euros costó la investigación y con facturas falsas, incluidas. El detective estuvo en todo momento detrás de él. Le pudo grabar como portaba bolsas, que según el testimonio del investigador era dinero en efectivo.

Legitimidad, trabajo de detectives…¿Es delito o no un seguimiento?

Ante estas noticas, muchos ciudadanos no saben muy bien si la labor que hicieron los detectives es licita o no. Por eso, nosotros queremos aclarar ciertos puntos. Todo ciudadano tiene derecho a contratar a un detective privado. Lo único que tiene que demostrar es si es legitimo lo que solicita. Para ello, la Ley de Seguridad Privada expone que se necesita que exista una relación. Esta puede ser sentimental, familiar, laboral, empresarial, económica o jurídica.

Habiendo una relación se puede solicitar una investigación privada. Cuando hablamos de privado, nos referimos al ámbito que no entre el delitos públicos.

Después de la contratación, la labor del detective debe respetar el marco legal. Esto significa que la indagación debe ser proporcional, necesaria y que haya idoneidad. Nunca se debe exceder de la pesquisa por la que fue contratado.

Si hacemos una investigación laboral, sólo se hará en el horario al que estaría trabajando esa persona. Nunca nos introduciremos en la esfera o ámbito familiar o personal.

Espionaje en la Comunidad de Madrid, más evidente cada día

Espionaje en la Comunidad de Madrid, más evidente cada día

Seguimientos, vigilancias se entremezclan con gestiones como búsqueda de registros, documentación, redes sociales…Las cámaras ocultas son utilizadas por muchos de nosotros. Y sí, son legales en manos de profesionales de este sector. De hecho, la ley nos permite portarlas para realizar nuestras investigaciones. Sólo a los detectives privados, se les ha permitido el uso de estos dispositivos ocultos.

En este tema que estamos hablando, los detectives que realizaron el trabajo, no hicieron nada ilegal. Fueron contratados para seguir e indagar a una persona. Ya sea pública o no. El problema es si la persona que encargo el trabajo, mintió la causa del porque lo solicito. O peor aún, de donde saco el dinero para pagar los servicios de los detectives.

La trama continua y no parece que vaya acabar por ahora

Algunos se pregunta porque todavía no se sabe quien fue el que encargo estos seguimientos. Y ahora que se ha señalado hasta la agencia que fue contratada, no saben porque no dice nada esta. Al igual que los abogados, nosotros estamos regidos por el secreto profesional. Sólo ante un juez o la policía, por mandato judicial, revelaremos los datos de la persona que nos contrato. Así que tendríamos que esperar, a que el Juez, en caso que estos siga por vía judicial, pida que los facilite.

La palabra que nos duele a los detectives: espionaje. Puede que hubiera espionaje en todo este asunto. Pero cuando entra un detective, se debe hablar de investigación. Nosotros no espiamos ni somos espías. Es decir, hacemos seguimientos, obtenemos grabaciones…Pero nunca nos metemos a hurtadillas en casas o despachos. Y menos, hacemos fotografías o grabaciones en archivos o documentos que se encuentren en esos lugares. Tampoco ponemos la “oreja” para escuchar conversaciones privadas o telefónicas. Eso lo hacen los espías, no los detectives.

En cuanto a la trama del Partido Popular en Madrid, continua. Muchos señalan como culpables a Esperanza Aguirre. Otros señalan a personalidades del panorama político, pero que están en las sombras.

El problema es que de momento no hay nada esclarecido. La investigación policía, e interna del partido continúan. Paralelamente, la judicatura espera más datos para decidir si se va hacia delante o se archiva. La caja de Pandora se ha abierto y el espionaje de la Comunidad de Madrid, sigue escandalizando a los ciudadanos.

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.