+34 636433047 +34 911 158 391

Detectives Privados, sabemos que en el intercambio de custodia puede suceder muchas situaciones, nada agradables. Detectives y obtención de pruebas, son dos requerimientos importantes para demostrar hechos, conductas o comportamientos que se dan en estas circunstancias y que sirven para probarlos en los tribunales.

Tribunales españoles escuchan a detectives y obtención de pruebas

Cada vez más, se pueden ver en los tribunales y juzgados a los investigadores privados. Los detectives y obtención de pruebas, se solicitan mucho, en casos donde se necesita poder probar unos comportamientos o hechos que ocurren en el ámbito familiar y más cuando se trata del intercambio de custodia. Por desgracia, suele haber altercados que no sólo hace peligrar el bienestar del menor, sino de una de las dos partes afectadas. Familiares o amigos que en vez de ayudar pueden empeorar la situación.

Si ya tan sólo quedar en un punto concreto; sea una casa, un parque o en un centro de intercambio de custodia, de los tantos existen en nuestras comunidades autónomas; ya es un momento delicado; hay que tener en cuenta los “ánimos” de algunos de los implicados.

Por desgracia, no es la primera vez que hemos sido testigos de insultos, amenazas, humillaciones, injurias, golpes o incluso, de ver a un sujeto o sujeta acudir a ese intercambio en una situación nada estable o con una embriaguez evidente. Pero aunque sean situaciones que vivamos los detectives, sabemos que gracias a nuestro trabajo, se puede demostrar hechos o comportamientos dudosos y que hacen peligrar el bienestar de un menor o menores; no sólo psicológica sino físicamente.

Detectives y obtención de pruebas es un servicio que nació tímidamente en muchas agencias de investigación privada. Muchos padres o tutores nos pedían a menudo que acudiésemos a esos encuentros con dispositivos ocultos para grabar todo lo que sucedía.

Detectives y obtención de pruebas. Intercambio de custodia.

Detectives y obtención de pruebas. Intercambio de custodia.

Si las investigaciones familiares, ya son difíciles y a veces, desagradables. Más cuando estamos frente a menores que no saben que sucede o no entienden ese odio entre sus familiares. Como hemos apuntado anteriormente, puede que no sean los protagonistas los que se convierten en la pesadilla de los niños; sino las personas que acuden como apoyo a estos, los que se convierten en el “enemigo” de una de las partes. Desde hermanos, tíos, abuelos, amigos… que creen que están defendiendo el derecho de su familiar o conocido y en vez de hacerlo, lo empeoran con insultos y amenazas a la otra parte.

El intercambio de custodia se convierte en batalla entre las partes

Según los expertos, en el intercambio de custodia, es cuando más probabilidades puede que haya algún que otro enfrentamiento. Cruces de acusaciones, reproches y tirarse cosas a la cara, son sólo ejemplos de lo que puede suceder. De hecho, es cuando más se necesita a un detective privado, para que recoja con sus dispositivos, las pruebas necesarias para mostrar, más tarde, lo que sucede realmente en los tribunales y que sean los magistrados los que valoren la situación real vivida por los menores.

Estos son los que más pierden, al ver como sus progenitores se enzarzan en una disputa o riña y se convierten, a veces, en “monstruos” o sujetos que ni les reconocen.

Los detectives y obtención de pruebas, se ha convertido en la única solución para aquellos padres y madres, que necesitan probar lo que sucede en ese momento. Poder demostrar o probar un hecho delictivo ante cualquier tribunal, no solo sirve y supone limpiar un nombre, sino también, luchar y quitar la custodia definitiva, a esa parte, que no le importa mentir, acusar falsamente y destruir a la otra persona, solo por hacer un daño sin más.

La parte que es más débil, suele ser la que es insultada, injuriada y vejada ante sus propios hijos. A veces, los malos tratos aparecen y en esos momentos, no solo los detectives captan esa situación, sino que se avisan inmediatamente del suceso a las autoridades. Convirtiéndonos en testigos respaldados por la ley y con más base legal al ofrecer pruebas. El intercambio de custodia, se puede convertir en una batalla campal, donde los familiares, allegados… pueden tener un papel fundamental.

El papel de los detectives privados en estos casos es importante y fundamental, puesto que la ausencia de pruebas o evidencias en la demostración de uno o varios perjuicios que puede ocasionarle a un menor o menores, son en numerosas ocasiones, motivos de archivo en la causa o no, existe suficientes datos para dictaminar una sentencia favorable a dicho menor.

En otras ocasiones, nos podemos encontrar que la persona que tenía que encargarse de recoger a los niños, no es la persona a quien se le dio o encargo la custodia el propio juez o magistrado; sino a un familiar directo o conocido. Otras, simplemente, tenemos que seguir al padre o madre, que se queda con dicha custodia, para luego obsérvale en unos pocos metros del punto del intercambio, como se deja a los menores, a cargo de familiares…Desentendiéndose de su obligación como responsable de la custodia.

Recordemos que según nuestro ordenamiento jurídico, concretamente en el Código Civil, la persona que designa el juez para la custodia, será el encargado de vigilar y cuidar al menor. En ningún caso, se dice que solo se ocupara de recogerlo en el intercambio y dejarle sin más, con otras personas. Por mucho que sean familiares directos o personas de suma confianza para esa madre, padre o tutores.

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.