+34 636433047 +34 911 158 391

En Detectives Madrid, estuvimos a la espera como muchos otros ciudadanos de otros países, para saber que sucedía esa fatídica noche en la ciudad de Orlando, cuando una persona entro en la discoteca Pulse, fuertemente armada y con la única intención de arrebatar la vida de aquellos que se e encontrasen en este local.

Una noche trágica para Orlando y muchas familias

El día 12 de junio a las 2 de la madrugada, un hombre entro en la discoteca conocida como Pulse; más tarde seria identificado como Omar Mir Seddique Mateen, de 29 años de edad, originario de Fort Pierce, Florida.

Más entrar uno de los porteros, que resulto ser un policía y que trabajaba como portero de la discoteca siniestrada, en su tiempo libre para obtener dinero extra; fue el que sospecho de él enseguida. Al pedirle identificación, el sospechoso comenzó a disparar y fue cuando las alarmas saltaron.

Rápidamente Omar Mir Seddique entro en la discoteca y disparo a todo aquel que se cruzaba en su camino. Orlando se estremecería hasta el día siguiente, cuando se pudo saber quiénes estaban vivos o muertos.

Varios testigos junto con el personal de la discoteca, avisarían a las fuerzas de seguridad; muchos de ellos mandaban mensajes a sus familiares desde sus móviles personales, relatando el horror que estaban viviendo dentro de la discoteca.

Algunos se despedían para siempre de sus seres queridos; presentían que ya no podían escapar del pistolero. Y esas familias, salían a la calle para quedarse detrás del cordón policial a la espera de ver a sus familiares vivos o escapando de ese horror.

A las cinco de la madrugada, se decidió por orden de las autoridades, entrar y terminar con la pesadilla que Orlando estaba viviendo esa noche. El tirador seria acribillado por miembros de la policía. Algunos de los rehenes, se escondieron en los servicios; muertos de miedo, se tranquilizaban los unos con los otros. Otros grababan la situación de pánico que estaba viviendo.

Estos videos que fueron mandados a sus familiares, al día de hoy se están revisando para la investigación que aun todavía, sigue abierta del sucedo.

Un total de 50 personas, fueron masacradas y asesinadas de una forma cruel e indiscriminada. El autor de los hechos seria vinculado con el movimiento terrorista internacional de Daesh. Pero como un lobo solitario, de los que actúan por su cuenta y que dicen en nombre de su Dios, que están haciendo una cruzada en contra de los países infieles. Otra vez, esa mirada a la edad media del fanatismo musulmán.

Contra las libertades de los ciudadanos

La discoteca Pulse era un local de ambiente, que cohabitaba con otras discotecas, bares y salas de fiesta de la ciudad de Orlando.

La elección de este local fue, según fuentes oficiales, porque era un punto de encuentro gay. Para el asesino, eso era antinatural y debían pagar por ello. Lo peor del caso, que algunos señalan que Omar Siddique había estado en esa discoteca varias veces. Otros apuntan que recelaba de los homosexuales, tachándoles de personas infames.

Sea cual sea la realidad; se atentó contra el derecho y las libertades de los ciudadanos. Se sabe que el ejército de Daesh y aquellos países, que gobiernan con mano de acero; han hecho una cruzada paralela no solo contra los infieles, sino contra los que luchan para ser visibles en la sociedad y se respeten su orientación sexual.

Se sabe que el atacante llamo al número de emergencia 911 poco antes de la masacre para declarar su lealtad al Estado Islámico. Pero existen varias vías de investigación que determinan que Omar Siddique, no pertenecía a la organización como tal, sino más bien que actuó por su cuenta, aunque tenía contactos con miembros del jerecito del estados islámico.

Su ficha policial del FBI, muestra que se encontraba en el radar de las autoridades, como un posible simpatizante del Daesh y que se había indagado en torno a su persona, dentro de las innumerables investigaciones realizadas sobre terrorismo.

Según explicó el FBI, las expresiones de odio del sospechoso, que no ocultaba ni en sus redes sociales ni a aquellos que quieran escuchar sus ideas, llevaron a investigarle en 2013 y en 2014. En ambas ocasiones, los investigadores llegaron a entrevistarse con él, pero no pudieron obtener pruebas concluyentes de sus intenciones reales. Omar Siddique estaba divorciado y era padre de un niño de tres años.

Trabajaba como guardia de seguridad en la empresa G4S y tenía permiso para llevar armas. Días antes de la masacre de Orlando, compro armas y municiones. Ahora su mujer actual, estaba siendo investigada, ya que se sospecha que ella le ayudo a fraguar este crimen y sabía, en todo momento lo que su marido estaba planeando para esa noche.

La matanza en el club Pulse de Orlando, ha vuelto a reabrir el debate sobre la compra y venta de armas en Estados Unidos. Muchos ya son partidarios de hacer y de rescribir nuevas leyes, que obliguen a una mayor vigilancia y control sobre este mercado.

Atentado en Orlando, la discoteca Pulse, el objetivo

Atentado en Orlando, la discoteca Pulse, el objetivo

De momento, esta masacre en Orlando, se ha convertido en la peor desde el 11 de Septiembre y la mayor de matanza a tiros desde lo de Virginia Tech, donde fallecieron 33 ciudadanos. Esta vez en Orlando, han sido asesinadas 50 personas y con 53 heridos; algunos continúan gravemente en los hospitales a consecuencias de las heridas que sufrieron por arma de fuego, que uso Omar Siddique.

 

Share

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.